ES - CA - EN

El proyecto tiene como objetivo invitar a los transeúntes a entrar en la tienda de una concurrida calle del centro de la ciudad. Con el propósito de aprovechar al máximo el espacio triangular disponible, se plantea la tienda como si de un escaparate abierto y accesible se tratara. Las dos aperturas existentes están ausentes de cristal y se enmarcan de color negro generando así el cartel con el nombre de la marca. El interior blanco neutro hace que destaque la coloración propia de cada producto.

En colaboración con Linoy Rubinshtein y Jordi Sinfreu.