ES - CA - EN

En esta reforma de una vieja casita entre medianeras en el centro histórico de Premià de Mar (El Maresme, Barcelona), el proyecto reconoce en todo momento el aspecto mediterráneo de esta antigua vivienda catalogada.

En planta baja, donde se encuentra la zona de día, la distribución se hace más diáfana para que todos los espacios gocen de una mayor relación con el patio existente. En la planta primera se realiza un altillo encima del baño, aumentando así el espacio de las habitaciones y las visiones diagonales.

En todas las plantas se restaura la estructura de madera y se combina con el blanco, tonos grises y marrones claros. En la zona del comedor se recupera la bóveda de ladrillo plano fruto de una vieja ampliación de la casa. Los muebles y el estilo de la cocina suponen un contrapunto a toda la estética de la vivienda, rompiendo con un color llamativo y un mármol blanco país.