ES - CA - EN

El proyecto de esta vivienda unifamiliar de dos plantas está concebido para satisfacer tres objetivos principales:

Por un lado, la vivienda debe poder ser una entidad energéticamente autónoma, llegando a superar incluso los estándares de la edificación EEC (Edificio Energía limpia Zero).

Para conseguir tal fin, la edificación dispone de unos grandes espesores de aislamiento térmico por el exterior, así como de acristalamientos de alta eficiencia con protecciones solares y de un sistema de renovación de aire con recuperador de calor.

Las instalaciones son de un elevado rendimiento energético y están conectadas a un conjunto de placas fotovoltaicas que aporta energía eléctrica en toda la vivienda. Además este sistema también es capaz de acumular la energía sobrante que no se esté utilizando en ese momento en la casa, permitiendo así la carga de vehículos eléctricos o la posterior reutilización energética en la propia vivienda.

Por otra parte, gracias a la gran transparencia y permeabilidad de la fachada del jardín, las zonas de día participan del espacio exterior y de unas vistas predominantes. La propia volumetría de la casa separa este espacio de la calle confiriéndole así una agradable intimidad.

Por último, en un futuro las dos plantas de la vivienda podrían llegar a funcionar por separado con un programa autónomo en cada planta. Esto se ha conseguido incorporando una gran sala polivalente en la zona de las habitaciones, la planta primera, y que podría llegar a funcionar como zona de día.