ES - CA - EN

La pandemia ha impactado de lleno en los modelos productivos y sociales actuales alterando la actividad laboral y forzando a hallar alternativas, muy especialmente en el sector terciario. Es evidente también que la situación ha acelerado cambios y va a replantear muchos de los esquemas organizativos y logísticos vigentes hasta el momento, como por ejemplo el teletrabajo a distancia, la relocalización empresarial, la nueva concepción del turismo, etc.

El cambio de mentalidad, la primera de las respuestas

De alguna manera deberemos aprender a vivir en una nueva realidad basada más en la reflexión que en la inmediatez, en la utilización de únicamente los recursos necesarios de nuestra proximidad antes que en una globalización desbocada y en la adquisición de bienes de manera más racional y austera antes que ignorando las consecuencias colaterales de un permanente consumo low-cost.

De manera que quizás el cambio de paradigma se produzca cuando entendamos que nuestra respuesta debe ser inicialmente de carácter filosófico para posteriormente apoyarse fundamentalmente en dos grandes ejes: la sostenibilidad y la tecnología. En esa ocasión, además, el orden de los factores será fundamental.

Equilibrar el territorio

Si analizamos la influencia que ejerce en los tejidos urbanos la disposición, concentración y el tamaño de los lugares de trabajo entenderemos buena parte de la jerarquía funcional existente en las grandes urbes. Los desplazamientos hacia el lugar de trabajo son uno de los factores con mayor impacto en la congestión y contaminación de las ciudades, y determinan en buena medida la elección de la ubicación residencial.

La descentralización podría ser una solución más eficiente y con múltiples beneficios, tanto de la producción energética, pasando por los servicios hasta las ubicaciones residenciales, y uno de los motores de esa redistribución territorial será la relocalización de los centros de trabajo. En este sentido cuanto más equilibrada sea la disposición urbana en un territorio, más eficiente será: así una malla territorial de más urbes pero más pequeñas sería más eficiente y sostenible que unas pocas y gigantescas metrópolis (modelo actual).

Por otro lado, el reequilibrio de los nodos urbanos y su extensión proporcionada a lo largo del territorio abordarían de lleno el problema de los llamados “territorios deshabitados”, evitando tanto el abandono de las pequeñas poblaciones como el actual aumento de la densificación de las grandes ciudades, rompiendo así el actual crecimiento exponencial y globalizado de las mismas.

Como hemos podido comprobar recientemente, en muchos casos acudir al centro de trabajo no es ni imprescindible ni siempre necesario, algo que puede ayudar a acercarnos más a un paradigma como el anteriormente descrito. De manera que si no es necesario acudir siempre al lugar de trabajo quizás no sea tampoco tan necesario vivir cerca del mismo ni éste debe encontrarse necesariamente en el centro de la ciudad.

Sin duda el replanteamiento de la asistencia presencial e intermitente en el lugar de trabajo y su combinación con el teletrabajo doméstico, será uno de los motores de la inminente transformación de las escalas urbanas y de una redistribución territorial más equitativa.

Por otra parte, la predominante tendencia arquitectónica actual hacia edificios concebidos como cajas herméticas deba también ser modificada y permitir que el entorno laboral se produzca prácticamente al aire libre y en un entorno natural. En este sentido, son muchos los habitantes del planeta que gozan de un clima templado como el nuestro que permitiría una relación laboral directa con el exterior sin la obligación de tener que encerrar ni climatizar permanentemente a sus trabajadores.

La ventilación natural permanente ayudaría a evitar una paralización drástica de la actividad productiva y de la economía en caso de nuevas pandemias. Así, la relación directa de la edificación con el exterior no es un concepto nuevo y, si repasamos la historia, encontramos numerosos ejemplos en todo tipo de construcciones mediterráneas, un ejemplo de ello fue la antigua arquitectura griega y romana.

La resiliencia arquitectónica

Otro de los factores que hemos podido comprobar durante este periodo ha sido la importancia de la flexibilidad espacial en los equipamientos, muy especialmente en la arquitectura sanitaria, donde las instalaciones se han visto desbordadas teniendo que redimensionar su capacidad en edificios anexos no previstos para ese fin.
En ese sentido, debería replantearse una arquitectura sanitaria de dimensiones adecuadas, correctamente ventilada e higienizada y con la capacidad de crecer en función de las necesidades. Así, hemos aprendido que un hospital debería ser algo más parecido a un gran pabellón diáfano capaz de reconfigurarse y adaptarse para dar respuesta a una demanda exponencial de usuarios sin llegar a colapsar.

Ese modelo arquitectónico, por otra parte, hace tiempo que se está usando en el ámbito de la cooperación internacional. Sin embargo, resulta imposible que pueda implementarse sin antes realizar una descongestión de las ciudades y aliviar el uso especulativo del m2 urbano.

La oficina híbrida y flexible

Sin duda el concepto que hasta el momento hemos usado para definir la “oficina” como centro fundamental de nuestro trabajo sufrirá una transformación radical, o por lo menos un redimensionado importante.
Se plantea aquí una nueva oficina como un pabellón diáfano y abierto al aire libre en todas sus fachadas, en que una gran cubierta protege a sus usuarios de la radiación solar. Los porches móviles de esa cubierta son los que permiten cerrar el espacio de trabajo cuando la situación meteorológica lo requiera o cuando el edificio esté desocupado.

El uso de esta oficina se compaginaría con el teletrabajo de sus usuarios y se entiende el edificio como un espacio relacional del equipo y un punto de encuentro intermitente a lo largo de la semana.

Cada usuario dispondrá de su espacio de trabajo y de su ámbito de servicio personal e intransferible, espacio para calentado de comida y baño, como si de su hogar se tratara.
De esta manera, el lugar de trabajo se convierte en un espacio relacional híbrido que se complementa con el trabajo desde casa y que permite su uso de forma segura incluso en una situación pandémica.

El edificio será energéticamente autosuficiente, alimentado por energía solar fotovoltaica que se almacena cuando no se está consumiendo para así ser posteriormente utilizada. Se ubica un sistema de calefacción por radiación en el techo que se combina con la malla de iluminación para los días más fríos.

Por otra parte, un depósito de aguas pluviales ubicado bajo el edificio recoge y almacena el agua de la lluvia de la cubierta para posteriormente reutilizarla como agua grises en los servicios.
Los materiales que lo conforman serán naturales, autóctonos y su producción de bajas emisiones de carbono, utilizando principalmente la madera y la piedra natural.

Colaboración en las imágenes: Eric Mut


Solicita tu proyecto a Espairoux Arquitectura, arquitectos en Barcelona

Leer más

En una zona de crecimiento urbano de la población, la escuela se ubica en la parcela con tres volúmenes, agrupados en forma de U alrededor del patio, permitiendo aprovechar al máximo el espacio libre. El volumen principal, alargado y paralelo a la calle, se caracteriza por tener unas grandes aberturas protegidas del Sol con lamas orientables móviles, lo cual permite regular la luz natural del interior de las aulas a lo largo del día. Unos patios en planta primera iluminan el espacio común que comunica las aulas.

En col·laboración con Aquidos arquitectos

Fotografía Anna Pericas

Leer más

Espacio público del Pla de les Pruneres de Mollet del Vallés, un gran espacio libre y central de la ciudad. La idea ganadora del concurso surge de plantear una superficie dura con un gran recorte central rectangular, un elemento verde, que alberga un pequeño bosque central con una claro en el centro del que surge un hito escultural, de gran altura. El hito marca la centralidad del espacio y refleja partes características del municipio como si de un periscopio/calidoscopio se tratara. La rotación de éste elemento geométrico articula los espacios de su alrededor y se organizan el resto de los elementos de la plaza: la pérgola, los elementos escultóricos de iluminación, las dunas con gradas, las zonas de juego y reposo, y el aparcamiento subterráneo.

Leer más

Un proyecto de arquitectura efímera. La propuesta ganadora del concurso, convocado por el Colegio de Arquitectos de Catalunya, propuso un nudo tridimensional de madera que, combinado con la reutilización de los tubos de cartón que soportan los rollos de papel de las impresoras de gran formato, genera una un soporte espacial ligero, espacialmente combinable y reutilizable. Cabe estacar que la unión de los elementos se produce de forma geométrica sin ningún tipo de adhesivo o elemento adicional.

Una opción económica que promueve la reutilización de los elementos sobrantes del consumo cotidiano, comercial o industrial.

Leer más

Proyecto para rehabilitar dos antiguas iglesias de estas poblaciones de las Garrigas. Las iglesias presentan patologías de humedades por filtraciones y grietas por asentamiento, entre otras. Se sustituyen las cubiertas existentes con una nueva estructura, respetando los elementos históricos.

Leer más

En una iglesia en desuso del centro de Barcelona se propone reutilizar el espacio como centro cívico aprovechando la estructura del antiguo edificio. Las naves laterales de la iglesia albergan los forjados translúcidos que crean espacios con visiones hacia la nave central. La fachada principal se amplía hacia la calle con una nueva fachada de cristal que ilumina el interior y ubica nuevos espacios.

Leer más

Escuela formada por varios módulos de base cuadrada, que busca crear un ambiente y una escala adecuada para los niños, formada por materiales blandos y madera natural vista.

Leer más

La propuesta finalista para rehabilitar y reformar una parte de Can Ricart, una zona andonada pero de elevado interés histórico. Hangar, un vivero de creación artística que pretende ser la semilla para regenerar una pieza importante del patrimonio industrial de la ciudad. El proyecto unifica, por medio de un elemento de comunicaciones vertical permeable a la luz, dos edificios volumétricamente muy distintos y organiza los distintos talleres de creación.

Leer más

Dos volúmenes muy claros que generan este importante edificio con un denso programa de servicios públicos de seguridad y emergencias ciudadanas, para una población con un elevado número de turistas a lo largo del año, especialmente en los meses de verano.

El volumen principal paralelo a la calle, pétreo, blanco y contundente, levita sobre una planta baja de acceso con grandes cristaleras que muestran la parte más pública del edificio. El nexo de unión entre los dos volúmenes genera espacios exteriores a forma de patios que iluminan las zonas más interiores.

En colaboración con Josep Carreté

Leer más

La esencia del proyecto se basa en una volumetría formada por una piel de lamas cerámicas que matizan la visión pero permiten siempre la entrada de la luz. La planta baja se caracteriza por tener una gran permeabilidad generada por grandes aberturas de cristal y por unas gradas que dan a un gran doble espacio que comunica física y visualmente la planta baja y el sótano. La configuración de los espacios invita al ciudadano a participar de las actividades del equipamiento.

En colaboración con Josep Carreté

Leer más

La propuesta fue la de ubicar el equipamiento en un extremo de la parcela, pegado a una calle de fuerte pendiente, liberando el máximo de espacio para el patio exterior. La guardería se organiza a partir de dos franjas, una destinada a servicios iluminada por patios, y la otra para las aulas, muy transparentes hacia el exterior y las circulaciones.

En colaboración con Josep Carreté

Leer más

Un proyecto para construir un geriátrico en una zona privilegiada de Girona, a tocar del río Onyar. Dos volúmenes claros con fachadas de madera y cristal, unidos en la base por los servicios comunes, se abren para iluminarse y permitir la visión del centro de la ciudad, con la catedral entre ambos volúmenes.

Leer más

Restauración, rehabilitación y ampliación de estas construcciones típicas de las Garrigues. Generalmente formadas por muros de piedra seca y por bóveda de cañón, antiguamente se usaban para guardar utensilios del campo y como estancia de uso durante la jornada de trabajo. Son construcciones perfectamente integradas en el paisaje, en harmonía con su entorno natural.

Leer más